Nivel Inicial

Nuestro jardín es un una comunidad educativa donde los niños vienen a aprender. La llegada y permanencia a nuestra institución es un proyecto en común entre familias y docentes, para que ellos vivan la independencia creativa de ser personas.

Nuestro compromiso será de ayudarlos a crecer y guiarlos por el camino del bien, para que puedan vivir libres, y sean felices.

Realizamos un trabajo educativo en conjunto, donde las familias y la escuela son participes del proceso de enseñanza y aprendizaje. Los padres participan de diferentes actividades programadas en las salas, comparten los actos escolares, asados de cursos, reuniones y participan de talleres de preparación de material y teatro.

Los pilares básicos que orientan nuestro proyecto educativo son, el juego, los principios pedagógicos básicos del nivel, el arte y las características de la Educación Marianista, a partir de los cuales, establecemos los objetivos que nos proponemos alcanzar y los contenidos que se van a trabajar.

Desde las Características de la Educación Marianista apuntamos a una educación integral y de calidad, creemos en María como Madre y modelo, e iniciamos a los niños en el desarrollo de los valores y  actitudes cristianas.

Semanalmente los chicos tienen encuentros de catequesis a cargo de los docentes.  También se trabajan temas de la realidad cotidiana abordándolos desde una mirada crítica, con compromiso social,  haciendo viva en cada encuentro la presencia de Jesús.

Cada sección cuenta con dos estímulos semanales de Música y Educación Física.

En la tercera sección se suman Inglés y computación, a cargo de profesores especialistas en dichas áreas  y realizan un trabajo interdisciplinario en relación con las otras propuestas del nivel.

Cada sección organiza anualmente su trabajo pedagógico basándose en ideas temáticas mediante las cuales se abordan los contenidos de las distintas áreas curriculares (matemática, prácticas del lenguaje, Educación Visual, ambiente social y natural) y, a través de un trabajo integrado, se planifican las diferentes estructuras didácticas utilizando al juego como principal recurso para “potenciar aprendizajes” y “provocar placeres por aprender”. Consideramos al niño como un ser lleno de potencialidades, al docente como figura que propicia la escucha y ofrece experiencias y al espacio como un educador más para hacer, deshacer y descubrir nuevas habilidades.

Es así como nos ponemos en movimiento para construir desde el afecto, una educación transformadora de la realidad, en donde todos y cada uno de los actores institucionales asumimos nuestro compromiso con la tarea de educar.

                                                                 

Romina Tonellotto
Directora Nivel Inicial